Productora y periodista independiente. Noticias. Reportajes.
YouTube
Conéctate
Perla Rico en Denver Colorado

Recibe notificaciones de información y reportajes especiales directamente a tu correo electrónico. ¡Totalmente gratis!

Atención a todos nuestros lectores

Este y todos los artículos en este portal son traídos a ti a través de periodismo independiente. Recibe notificaciones de todas nuestras historias suscribiéndote a nuestra plataforma por tan solo $1 al mes.




Perla Rico

¿Existirá realmente la felicidad?

Efímera o duradera…

Alguna vez te has preguntado, ¿qué te hace feliz? Si llegaras a tener la casa de tus sueños, vivir en una mejor ciudad, completar una meta o mejorar psicológicamente algo de ti mismo, ¿sería suficiente para que completaras tu felicidad o crees que esto formaría parte de una vida plena?

Ahora que estoy escribiendo para mi nuevo portal, perlarico.com, me interesa abarcar temas diferentes. Me refiero así porque la mayoría de lo que llegaba a documentar en espacios de noticias, eran eventos violentos que se generaban en la ciudad donde radiqué durante la mayor parte de mi vida.

Esa etapa, como a miles que vivimos en México durante más de 10 años se convirtió en una forma de vida y es que con frecuencia llegamos a escuchar sonidos de disparos a los lejos, detonaciones de armas de grueso calibre, hablábamos sobre extorsiones a propietarios de negocios e incluso a personas que se dedicaban a trabajar como meseros.

Recuerdo que conversábamos sobre masacres o el conteo de número de personas que habían sido asesinadas, hasta el punto, que en el caso de quienes vivíamos en Ciudad Juárez las calles se llegaron a convertir en un desierto. Desafortunadamente, la gente no se atrevía a salir por miedo. De esa manera se enfrentó la peor época de violencia que se tiene registrada en el país mexicano.

Esta situación de violencia, nos afectó psicológicamente de gran manera, al grado que nos hicimos un poco agresivos, unos presentaron cuadros de depresión y hasta cambios en la forma de actuar con los demás, un poco desconfiados.

Por tal razón, creo que analizar algunos aspectos de los seres humanos en torno al bienestar es importante ya que problemas psicológicos son considerados para la sociedad fáciles de arreglar o sobrepasar aunque no lo sean.

En esta ocasión me interesa tomar el tema de la felicidad que en lo particular es uno de mis preferidos, porque puede ser tan complicado entenderlo o tan fácil de discernirlo.

Adelantando que no soy de esas personas que han dedicado su vida a ayudar a los demás con sesiones, clases, o terapias. Ni mucho menos, haberme documentado a través de libros, talleres, o viajes. Ni tampoco soy una Coach, pero si he tenido la inquietud de buscar información para responder a dudas que creo que todos nos hemos hecho. Una búsqueda que muchas veces parece no tener fin.

Me remonto a mi infancia, algunos dirán, “Huy.” ¿Ya pasó tiempo verdad? Recuerdo que desde pequeña pasaba sobre mi mente, frases que escuchaba de gente más avanzada a mi edad, algo así como “si tuviera ese auto”, “si me pudiera comprar una casa”, “si me regalaran ese vestido o zapatos” y remataban diciendo, “me haría feliz”.

Es cuando me preguntaba y observando a quienes pensaban en voz alta, que si teniendo todos esos artículos que al final era algo material, ¿Serían felices? Los visualizaba como danzantes alrededor de la vivienda que deseaban, con el vestuario que anhelaban y con una pieza de música melosa. Trataba de entender si en esos momentos vivían infelices porque estaban esperando algo que les generaría satisfacción.

Por otro lado, durante mi niñez lo que me generaba alegría era ver aquéllos programas televisivos, los cuales eran transmitidos por el Canal 2, El Canal de las Estrellas. Se trataba de espacios musicales de un concurso infantil llamado “Juguemos a cantar” realizado en México en el año 1982.

En el programa desfilaban artistas como Lucero, interpretando el tema del programa “Juguemos a cantar”, quien era la que habría el festival. Después Lolita Cortés cantaba, “Don Quijote y Sancho Panza”, Lorenzo Antonio y su grupo con la canción, “Vamos a jugar” y aquélla niña Katy, que interpretaba la pieza, “La risa de las vocales” entre otros.

Con gusto esperaba el séptimo día de la semana por la tarde, sentada en el sillón frente al televisor, si aquéllas cajas de madera con perilla, en donde observaba muy atenta que la perilla estuviera en el número dos. Esperaba con inquietud para ser espectadora de “Siempre en Domingo” conducido por el comunicador Raúl Velasco (QEPD). Que finalmente este tipo de programación infantil formó parte una época en la historia de la televisión mexicana.

En ese contexto me parece alucinante ahora, saber que era lo que me provocaba un momento de satisfacción, algo tan simple como ver desfilar algunos artistas todos los domingos. Que por cierto yo terminaba tarareando las canciones el resto de la semana.

Ahora viendo en retrospectiva, ¿Esa felicidad era pasajera o realmente era feliz esperando frente al televisor ese programa? ¿Acaso aquéllas personas lo eran concentrando su felicidad en un objeto y una prenda de vestir?

Pasando los años en una ocasión una ex compañera de trabajo me hizo una pregunta frente a varias compañeros, “¿Perlita que te hace feliz?” La verdad que en ese preciso momento no supe que contestar, pero le regresé la misma interrogación, “¿Y a ti qué te hace feliz?” y ella respondió, “A mi me hace feliz comerme una manzana”.

Quizá en mi ignorancia y lo digo así porque varios nos reímos, no comprendíamos que el simple hecho de disgustar una fruta, pudiera generar un gozo y mi ex compañera también sonriente volvió a confirmar, “Si una manzana”. Me quedó tan presente que por eso comparto esa situación que me hizo reflexionar aún más sobre la felicidad.

En otra etapa de mi vida acudí como muchas personas lo hacen a terapia profesional, estaba pasando por una situación que se me hacía difícil de superar, pero claro, como buena mexicana, se nos inculca que ir con un psicólogo es estar loca. Sin embargo, decidí por optar a esa alternativa y asistí con una profesional en psicología.

Durante las sesiones, hubo dos que se me quedaron muy grabadas, en una refirió que era de gran beneficio explorar libros de auto ayuda, lo cual ya había intentado. La otra ocasión, era que escuchará un audio de un Cantautor argentino llamado Facundo Cabral, en donde en el material que lleva por título “No estás deprimido, estás distraído”, va dirigido a reflexionar sobre la vida.

En la reflexión de Cabral, explica que no vemos a nuestro alrededor y no vivimos al máximo, que el tiempo se va y estamos sumergidos en pequeñeces. Además abona con su muy particular forma de escribir poéticamente, algo que les recomiendo escuchar.

En lo personal, dentro de esta búsqueda de respuestas en la que me ha gustado indagar, porque sin duda es un tema para reflexionar. Me queda claro que es de una constancia de crecimiento como personas, ya que vamos cambiando frente a las experiencias que vamos enfrentando. También me he topado con otros estudios que explican, sobre cómo los seres humanos enfrentamos los sucesos de manera diferente.

Otro de los ejemplos es justo lo que estamos viviendo, en estos momentos enfrentamos la pandemia, situación que se nos ha hecho difícil comprender tantos cambios y nos resistimos a una verdadera metamorfosis.

El futuro es incierto, si vemos que durante la violencia se generó una reacción negativa por parte de los habitantes que la vivieron, si no hubiera sucedido esa época, ¿La gente hubiera sido feliz? No me mal interpreten, ningún tipo de violencia es buena y nos afectó a muchos pero en el caso del grupo de personas que buscaban adquirir algo material para ser felices, si no lo conseguían, ¿mientras no lo fueron? ¿O si probar una manzana encontráramos minutos de alegría?

Sería interesante buscar las formas posibles, para reencontrarnos con la felicidad. Por eso trato de observar a mi alrededor y reflexionar, qué es lo que realmente me puede generar una satisfacción, será que es un estado mental que nosotros podemos crear y si lo es, es espontáneo o una forma de vida.

Estos son los accesorios que aparecen en la fotografía de este artículo:

Los invito a que se suscriban a mi canal de YouTube, síganme a través de las redes sociales, estoy en FacebookInstagramTwitter, LinkedIn y por supuesto ingresen a mi página, perlarico.com, nos vemos ahí.

Total
34
Shares
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous Article
Perla Rico, Union Station

Mostrando al mundo emblemático edificio

Next Article
Aguacate con totopos

Botana para un fin de semana

Related Posts
Total
34
Share