Productora y periodista independiente. Noticias. Reportajes.
YouTube
Conéctate
Perla Rico en Denver Colorado

Recibe notificaciones de información y reportajes especiales directamente a tu correo electrónico. ¡Totalmente gratis!

Atención a todos nuestros lectores

Este y todos los artículos en este portal son traídos a ti a través de periodismo independiente. Recibe notificaciones de todas nuestras historias suscribiéndote a nuestra plataforma por tan solo $1 al mes.




Lo que la pandemia se llevó

Lo que la pandemia se llevó

El miedo se apoderó de mí…

Todavía están en mi memoria aquéllos días de las últimas reuniones que tuve con una compañera de trabajo y conversábamos sobre lo que a penas se escuchaba allá en China sobre un virus que estaba afectando a gente en aquel país.

Aquí en la Ciudad de Denver, Colorado los primeros indicios de que posiblemente llegara lo que después conocimos como COVID-19 era sólo una foto que me mostró de su celular mi conocida y se observaron algunos estantes vacíos de productos de higiene como gel antibacterial y spray sanitizador.

Pasaron dos semanas y fue cuando la compañía decidió suspender labores hasta nuevo aviso ya que se había dado a conocer el primer caso en el área de las montañas.

Ya en casa el 13 de marzo del 2020 viendo los diferentes noticieros escuché al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump en una conferencia de prensa en donde anunciaba oficialmente la emergencia nacional ante la llegada del coronavirus por lo que realizaría una serie de medidas para evitar la propagación.

Se escuchaban rumores del desabasto de algunos productos por lo que decidí acudir al supermercado y es cuando el miedo se apoderó de mí. Comencé a ver a los clientes apresurados portando máscaras y a penas cruzaban palabras, me refiero así porque los habitantes son muy amables siempre te dan los buenos días lo cual me extrañó. Quizá no habría tomado en cuenta la magnitud de lo que estaba sucediendo.

Pero cual fue mi sorpresa que al llegar al área de abarrotes la mayoría de los estantes estaban sin verduras o bien donde había tomates estaba lleno de naranjas. Es decir los encargados trataban de cubrir los faltantes con otros. Posteriormente me dirigí a lo básico como al huevo, leche, pan y es cuando sentí un temblor en mi cuerpo pero me tranquilicé tomando el carro del mandado ya que lo que vivía era como si estuviera en una película de ficción.

Continué mi trayecto la cantidad de gente era aún más, justo al llegar al abastecerme de papel no había rastro alguno de paquetes, una pareja que se acercó al mismo lugar se preguntaba entre ellos, “What’s going on here?” (¿Qué está pasando aquí?) por lo menos me di cuenta que no era la única sorprendida.

Los habitantes de Denver  arrasaron con carne y embutidos.
Los habitantes de Denver arrasaron con carne y embutidos.

Luego de recorrer esos grandes anaqueles desocupados recordé la lista que llevaba sobre lo que debía comprar como pollo, carne y embutidos lo cual tampoco tuve éxito. Plan B vámonos a lo enlatado como sopas instantáneas pues ni hablar no había nada.

De este negocio sólo me pude llevar un paquete de 24 botellas de agua y un bote de café. Por tal razón, me trasladé a por lo menos tres comercios más para poder llevarme lo que podía y así improvisar una alacena, mientras que logré ver a los residentes con los carros repletos de lo que encontraban entre galletas y refrescos.

En fin, podría seguir escribiendo más de lo que experimenté durante estos últimos tres meses de mi vida sobre lo que la pandemia se llevó pero prefiero que me lean en la próxima presentación.

Total
2
Shares
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous Article
¿Comerás en un restaurante? Que debes saber

¿Comerás en un restaurante? Que debes saber

Next Article
Tome lápiz y papel...

Licencias de manejo para inmigrantes

Related Posts
Total
2
Share